lunes, 8 de febrero de 2010

Comenzando la cuarta semana.








Hoy me he despertado a las 4:15, algo remolón me he levantado, me he dirigido a la cocina para cumplir con mi cita con la cafetera, y es que sin mi café matutino no soy persona, de forma desganada me he equipado y he bajado a la calle para comenzar esta tercera semana.
Consciente de lo expuesto aquí, el sábado pasado me he planteado hacer los 9 km a un ritmo relajado, lo cual no ha sido difícil porque durante los 3 primeros tenía las piernas como si fueran dos bloques inertes, pero por arte de magia las piernas se han ido soltando km a km, mejorando mis sensaciones, al final me ha salido una media de 8 minutos 15 segundos el km, pero los tres primeros iba como a 9, terminando los 9 km del rodaje en 1 hora 15 minutos. Como veis me lo he tomado con mucha calma, no he querido dejarme llevar por mi ímpetu de los pasados días, ya que prefiero rodar más km que mejorar mis tiempos, ahora mismo solo estoy centrado en mi resistencia aeróbica, tal vez puede ser que quede traumatizado por haber lesionado haciendo calidad, pero tengo la impresión que mi cuerpo tolera mejor los esfuerzos de intensidad baja o media de larga duración que los esfuerzos muy intensos de las series, y por tanto de los entrenos de calidad.
El mayor problema que tengo es la facilidad con la que gano peso, me explico cuando me lesione pesaba 88 kg, a los 8 meses pesaba ya 104 kg, y no es que comiera más que antes, si no que la inactividad me sienta muy mal. Hablando con un supuesto entendido en la materia, este argumentaba que había adaptado mi cuerpo con las dietas estrictas que hacía y los entrenos (os remito a la entrada Historia) a quemar muy pocas calorías, es decir a dar lo máximo con el mínimo carburante, y que ahora con la inactividad mi organismo trasformaba todo lo que comía en grasa porque ya no había esa quema de energía que hacía en los entrenos, en resumen mi metabolismo se había hecho muy lento.
No soy entendido en la materia pero si me he percatado que yo puedo mantener mi ritmo de vida constante, aunque no haya comido, mientras que veo que otras personas sufren bajones, y necesitad antes que yo reponer fuerzas. Bueno si alguno tiene conocimientos del tema soy todo oído. Agradecería vuestros consejos.
Bueno me despido por hoy, y de ante mano os doy las gracias por vuestros consejos.
Un abrazo.
P.D. Os pego unas fotos de cuando pesaba 104 kg de mi paso por Roma para que tengais constancia de que no siempre fuí un tractor.
video

12 comentarios:

  1. Poco puedo decir sobre peso. Tras 15 años de no hacer nada de ejercicio y de un trabajo sedentario en oficina, había engordado de 70 a casi 90 kilos... y eso siendo vegetariano y cuidando mucho lo que como. Desde que volví a correr, he vuelto a mi peso de cuando tenía 20 años.

    Mañana me acordaré de tí, me toca salir a correr a eso de las 7,30-8,00 que aunque para tí es tarde, para mí es un horror...

    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hola de nuevo ! eres un fuera de serie levantandote a esa hora, eso muestra voluntad de hierro y pasion por el running.Creo que haces muy bien con estos entrenos, haciendo base, y poco a poco sin agobiarse, lo bueno es simplemente correr y te llo pasas genial.Ademas tienes un reloj que me encanta y el software que da etc..muy chulo como te montas las salidas, con videos, fotos y datos...sigue asi que a mi me gusta mucho...ya estoy enganchado a tu blog fiera!!!
    Un saludo desde Gavà !!!

    ResponderEliminar
  3. Pues sí que le hechas valor al tema. Yo creo que correr a esas horas debería valero por dos. En cuanto a lo de las comidas, yo soy de los que necesita comer o sufro pajarones de escándalo.

    Por otro lado, yo tiendo a engordar, y corriendo no he adelgazado ni un gramo pero, eso sí, tampoco engordo, que es de lo que se trata.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Sergio, yo creo que quizás deberías revisar la ingesta de alimentos, y hacer un balance de las calorías que tomas. He estado muchos años trabajando en un laboratorio de nutrición clínica y aunque no solo se engorda de lo que comes, tiene mucho que ver. De todas maneras si sigues con estos pedazos de entrenos, tienes que adelgazar por fuerza. Animo que dentro de poco estarás como en las fotos de Roma. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Sergio,

    Tienes una gran fuerza de voluntad.
    Tómatelo con calma. Esto no trata de pesar 20 kilos menos dentro de un mes sino de seguir sano y en tu peso dentro de dos años.
    Te lo dice alguien que también ha tenido problemas con su peso.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hola Sergio, hay que hacer caso al cuerpo y darle el tipo de entreno que él te pide; creo que haces bien en escucharlo y olvidarte de las series si lo que te pide son kilómetros; no cambies nunca, un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. El metabolismo te irá cambiando con el entrenamiento, verás otros cambios físicos apreciables como nuevas venas que no sabías que tenías. Pero lo mejor es que te hace estar con la mente fresca. Sigue hacia adelante amigo.

    ResponderEliminar
  8. Sergio sigue así, go on, go on... Escucha a tu cuerpo. Esto es cuestión de tiempo y constancia y de ahí no te puedes salir.

    Sabia decisión la de mejorar la capacidad aeróbica... Tranquilo que ya llegará el día que metas series. Es sólo tiempo.


    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Sergio, viendo a las horas que haces los entrenos, no es difícil imaginar que lo que te propongas irás cumpliéndolo. Si te apetece tiradas largas, pues adelante, buena elección, ya habrá tiempo para series, etc.
    Sigue así!

    ResponderEliminar
  10. Aluciono con las horas a las que entrenas, eso es voluntad.

    El peso lo irás controlando a medida que avances los entrenamientos, poco a poco y con la constancia que vas demostrando no tendrás problemas.

    ResponderEliminar
  11. Tienes una moral impresionante para correr a esas horas, mi admiración. Yo cuando comencé a correr hace 6 años pesaba 99, ahora peso 85, en verano pesaba 92, sé a que te refieres.

    ResponderEliminar
  12. Sergio he pasado de 132 a 73 kg con un cambio en las pautas de alimentación y entrenamientos.

    También me pasaba que podía estar sin comer tranquilamente, tomaba un café para desayunar, si no comía no pasaba nada y la cena era la única comida importante del día.

    Ahora desayuno muy bien, cereales, fruta, lacteos y desde luego café, a media mañana algo de fruta, a la hora de comer una comida ligera, preferiblemente con hidratos y proteínas, a media tarde fruta y de cena verduras con un poco de hidratos y proteínas y mas fruta.

    También cuido que los alimentos sean de indice glucémico bajo.

    Un fuerte abrazo y ánimo con esos objetivos

    ResponderEliminar